18/10/20
 en 
Crecimiento

Técnica del vaso con agua y la Ley de Atracción.

Hace muchos años vi el documental de Masaru Emoto, me gustó mucho su investigación y hace poco tuve la oportunidad de leer su libro Mensajes del agua, La belleza oculta en el agua. Y ya que soy Coach Vibracional y me especializo en todo lo relacionado con la forma de pensar y sentir para atraer bienestar, me motivé a escribir éste artículo.

Primero conocer su investigación, Masaru Emoto tomó unas muestras de una fuente de agua pura en Japón, congeló unas gotas y las examinó bajo un microscopio electrónico. Las fotografías mostraron hermosos hexágonos cristalinos parecidos a copos de nieve. Emoto tomó entonces agua de un río contaminado, la congeló, fotografió unas gotas y comprobó que la imagen que aparecía en ellas no era un hermoso hexágono sino una forma desestructurada, como si el agua fuera sensible al entorno donde se halla. Esto llamo profundamente la atención y experimento con agua de diversos sitios y de diversos países. En el libro se pueden apreciar las imágenes, es asombroso.

Pero él fue mucho más allá. En sus experimentos, ya que expuso el agua a la influencia de la música, las palabras y los pensamientos. Luego congeló las muestras y les tomó fotografías. El agua expuesta a las vibraciones positivas -provenientes de la música hermosa, las palabras de afecto o los pensamientos positivos- configuraron cristales con una estructura hexagonal clara, simétrica y brillante, muy similar a la de los copos de nieve. Las vibraciones negativas -del agua contaminada, la música estridente o las palabras de odio- dieron lugar a formas caóticas, asimétricas y oscuras.

También probó con palabras como amor y odio y la diferencia es realmente notoria. De las palabras a las que expuso al agua, las que más me impactaron fueron hagámoslo / hazlo

Una palabra imperativa(tal como «hazlo») produjo figuras asimétricas y otra que fuera estimulante (tal como «hagámoslo»), hermosas formas.

No es de extrañar que las palabras, la música, las emociones,  pueden producir estos efectos.

Y es que somos energía, somos resonancia El campo electromagnético más potente que tenemos es el del corazón Por encima, incluso, que el del cerebro, la señal eléctrica de tu corazón es 60 veces más fuerte que la del cerebro, y su campo magnético es5.000 veces mayor y puede ser detectado, a varios metros de distancia del cuerpo, con magnetómetros sensibles.

Cuando decidimos enfocarnos en pensamientos positivos, en sentirnos en agradecimiento, en bienestar, sentimientos elevados en la escala emocional, la presión de la sangre y el ritmo respiratorio, entre otros sistemas oscilatorios, se alinean con el ritmo cardíaco.

Emociones negativas, como la ira, miedo, angustia, rencor, culpa duda, muestran un errático, desordenado e incoherente patrón en el ritmo cardíaco. En contraste, emociones positivas como el amor o la gratitud, están asociadas con un suave, ordenado y coherente patrón en la actividad del ritmo cardíaco, de allí del uso de la técnica de coherencia rápida para hacer cambios ante estados emocionales de angustia temor.

El corazón transforma nuestros pensamientos y emociones en vibraciones que son emitidas al universo a través de frecuencias. Y estas frecuencias u ondas electromagnéticas, “buscan” una energía similar. Por ello es que se aplica la ley de correspondencia, como es adentro es afuera, nuestro mundo exterior se convierte en un reflejo constante de nuestro mundo interior.

¿Sabes que eres un 75% de agua? , así es nuestra composición es parecida ala de nuestro hermoso planeta, también es posible cada vez más compruebas que tus pensamientos, tus emociones, dialogo interno, sentimientos, influyen tanto en tu vida, como en el entorno. Ya entiendes que eres energía y que resuenas, vibras y atraes lo semejante. Entonces te invito a que te animes y apliques la ley de atracción al agua que bebas para potenciar esa energía, y resonar positivamente.

Te comparto 3 métodos emulando lo practicado por Masaru Emoto.

El primer método es utilizar palabras positivas amor, agradecimiento. Escribirlas y  pegarlas al vaso.

El segundo método consiste en escribir en una cinta tu deseo y pegarla a un vaso.

El tercer método, es cargar de energía a través de tus manos, colocarlas cerca del vaso sin tocarlo y enviar toda la intención, puedes usar música como la usada por Masaru Emoto .Enfócate en tu deseo y agradece por tenerlo ya, agradezco porque……… hoy es una realidad. Luego bebes el agua.

Estas son las melodías alas cuales expuso el agua y que lograron hermosas cristalizaciones. También laexpuso a otro tipo de música como el heavy metal y no obtuvo esos hermosos  cristales.

Hado de sanación Alán Roubik

«Pastoral» de Beethoven

«Sinfonía 40 en sol menor» de Mozart

«Aire para cuerdas en sol» de Bach

«Variaciones Goldberg» de Bach

«Canción de despedida» de Chopin

Sutra del Tíbet, música 7años en el Tíbet

Canción folklórica celta, reino unido «Gaia, sinfonía n° 1»

Con cualquiera de los métodos, (o puedes fusionarlos), es mejor hacerlo todas las noches y todas las mañanas, e incluso durante el día.  Toma el agua de ese vaso pensando positivamente aquello que quieres lograr. El agua se llenará de la energía que le transmitas, y al beberlo debes sentir que esa vibra recorre tu cuerpo.

Debes sentir realmente la emoción de que tu deseo ya está listo, recuerda que la única forma de que funcione es a través de asumir como real ese sentimiento, porque el universo oye lo que sientes.