27/4/20
 en 
Crecimiento

No te resignes

Si te encuentras viviendo una vida que no te llena, si sientes que no has logrado nada, que la felicidad no es para ti, debes cambiar la actitud, cambiar los paradigmas, es preciso que dejes de asumir que es algo inevitable que es la vida que te tocó vivir. Cuando lo haces es porque estás viendo tu vida como algo fuera, que no has tenido elección, que eres un barco a la deriva. Tú tienes el potencial para lograr la vida que deseas, lo primero es hacer una revisión de cómo te encuentras en las diversas áreas de tu vida (aplica la rueda de la vida)

Para cada área, revisa sinceramente como ha sido tu forma de pensar, las creencias que tienes instaladas a ese respecto, cómo son tus hábitos, cómo es tu lenguaje hacia ti y hacia los demás, tu enfoque es de agradecimiento hacía lo que si tienes o de carencia y queja por lo que no tienes, ves lo que te gusta en cada momento y situación o tienes un radar para ver los peros, lo que falta, lo que pudiera ser distinto. Al hacer esta mirada interna, verás que sí, creaste lo que estás viviendo.

El presente es producto de los pensamientos, sentimientos,emociones, acciones tomadas en el pasado. Es momento de soltar todos los sentimientos negativos que te mantengan anclada, rencor, miedo, duda, culpa por lo que hiciste o lo que debiste haber hecho, inseguridad, rabia, angustia por el futuro. Eso te trajo a tu actual situación.  Y así como desde tu pasado creaste éste presente, entonces en tus manos, mejor dicho en tu mente, está crear tu futuro.

Genial verdad, somos creadores de nuestra realidad, no barcos a la deriva, podemos escoger el rumbo (propósito de vida), izar las velas (alinear corazón y cerebro), marcar la ruta (establecer metas y objetivos) para lograr la vida que deseamos.

La felicidad no es un puerto, es la forma en que navegas, la felicidad, no se pospone al llegar a un destino, ser felices es una decisión que tomamos cada día.

La vida que llevas no es algo que no tienes más remedio que aceptar, revisa tus hábitos, tus creencias, tus objetivos.

QUE HACER CON LAS EMOCIONES NEGATIVAS

Cuando lleguen emociones negativas no es cuestión de rechazarlas, debes reconocerlas y aceptarlas, las emociones negativas nos avisan que está pasando, si nuestra mente inconsciente está anclada en el pasado o preocupada por el futuro. Cuando reconoces la emoción le quitas poder, lo importante es no quedarse enganchados en ese pensamiento, en esa emoción,sino observarlas simplemente, sin juicios, sin etiquetas y liberarlas. Reencuadrar hacia una emoción positiva, escanear tu alrededor y ver que te gusta, algo debe haber, pensar en lo que si quieres, en lugar de lo que no quieres y por supuesto agradecer, por la vida, por lo que tienes y quien eres. Dar gracias por tener la oportunidad de crear a partir de ahora la vida de que deseas.  

Te has encarnado en esta vida no para ser espectador, sino para generar la vida que deseas. La resignación no es una opción.