30/4/20
 en 
Crecimiento

Ichigyo Zammai

Ichigyo-zammai, es un término japonés que significa concentración total en un solo acto. Este concepto proviene del maestro Zen japonés Sunryu Suzukien de su libro ‘Mente de Principiante. Cuando estamos plenamente presentes en una actividad, expresamos nuestra verdadera naturaleza, nuestro verdadero yo.

Plantea que aprendas que cuando empieces una actividad, lo hagas con tu atención completa y establece la intención de estar presente con la acción, de no hacer nada fuera de esa actividad. Por lo general tenemos una bulla metal que nos lleva a hacer las cosas de forma automática. Ni siquiera nos permitimos a veces saborear el té o el café que nos estamos tomando, revisamos a la vez el celular o hacemos alguna otra tarea, todo a la vez.

Propone abrir una conciencia panorámica muy amplia mientras realizas la actividad, estando completamente comprometido con el momento en su totalidad.

Vacía tu mente de ideas preconcebidas sobre la actividad, y sé curioso sobre cómo es en realidad en este momento, mientras se desarrolla. Permítete ser sorprendido.
Trata cada objeto con reverencia, como si fuera tu propia vista. Observa el brillo de cada momento, cada actividad, que subyace a todo lo que nos rodea.
Solamente escribe, solamente dúchate, solamente camina, solamente lee, solamente toma tu café, sólo dale a alguien tu atención plena.

Pasos para practicar ichigyo-zammai

·        Empieza por cosas simples que haces diariamente en modo piloto automático, como cepillarte los dientes, tomar agua.      

·        Presta toda la atención a los demás cuando hablen, sin pensar en otras cosas que tienes que hacer.

·        Comienza el día con una lista de cosas por hacer que incluya todas las tareas y extras que deseas realizar durante el día, numéralas por orden de importancia.

·        Determina cuánto tiempo te tomará completar cada tarea. Empieza a prestar atención a lo mucho que puedes lograr en bloques de tiempo cortos y te sorprenderás de lo productivo que puedes ser en un solo día. Gestiona tu tiempo.

·        Fija un cronómetro para ti y deja a un lado todas las demás distracciones. Siéntate y comprométete a trabajar en la tarea que tú mismo te has asignado hasta que el temporizador se apague. Evita tener abiertas muchas pestañas en tu ordenador.

·       Presta atención a la actividad que haces sin estar perdido en los pensamientos de tu mente inconsciente (que siempre va a hacia lo mismo). Cuando te des cuenta de que empiezas a derivar hacia un pensamiento diferente al que tienes para completar tu tarea, veas que vas a comenzar un patrón de juicio, resentimiento, preocupación; simplemente obsérvalo, reconócelo acéptalo y liberarlo. Luego regresa a estar plenamente presente con la actividad.

Cuando le damos toda nuestra atención a cada actividad,empezaremos a apreciarla. Cada objeto, cada persona, todo lo que nos rodea, adquiere valor ante nosotros. Todo es digno de nuestro respeto, amor y gratitud. Empezamos a ver r la vida de otra manera, teniendo la oportunidad de comprometernos plenamente con vivirla.

Ichigyo Zammai es estar presente, tener atención plena que permite disfrutar y agradecer el estar vivos en cada momento. Es parte de aprender a ser feliz.