5/5/20
 en 
Crecimiento

Eres como eres y está bien

Cuando aprendes a aceptarte cómo eres y decir que eso está bien, dejas de quejarte ante la vida, la suerte, el destino, tus ancestros, tu pasado, por ser como eres, hoy en día.

Aprendes a verte a ti  con tranquilidad y satisfacción, sin emitir juicios de valor, reconocer que tu cuerpo, sentimientos,pensamientos, deseos, conductas, hábitos, son parte de ti, pero no son tú, son tu realidad pero no te definen.

Cuando te aceptas a ti mismo, te amas a ti mismo, empiezas a actuar en función de cuidarte, de crecer, de lograr los cambios que deseas en las distintas áreas de tu vida. Puedes ver que acciones, hábitos,creencias te han llevado a la situación actual, te cuento que detrás de cada creencia y habito hay una función positiva, al amarte vas a poder sin etiquetas, culpas,juicios, observarte y ofrecer una nueva creencia con una función positiva más fuerte. Por ejemplo tienes sobre peso y no te quieres porque no te gusta tu imagen, al aprender a amarte y aceptarte cómo eres, vas a poder ver que te ha hecho tener los hábitos alimenticios y de salud que has tenido, la función positiva puede ser que  te refugias en la comida porque te sientes sola, te da seguridad, de pequeña no te dejaban comer ciertas cosas que querías y ahora de grande te das todos esos gustos. Hay muchos pensamientos, emociones por detrás del sobrepeso, cómo dice Deepak Chopra descubrir de que tienes hambre. Si quieres y puedes cambiar o mejorar algo de tu aspecto físico hazlo, pero ante todo acéptate, quiérete.

Aprender a conocerte es el primer paso para aprender a aceptarte y amarte.

Anímate a descubrirte:

Cosas que  me agradan de mi. Cosas que  no me agradan de mi

Cosas que  me gusta hacer. Cosas que  no me gusta hacer

Cosas que  me hacen feliz. Cosas que  me ponen triste

Que me da  seguridad. Que me  hace sentir insegura

Cuáles  son mis fortalezas. Cuáles  son mis debilidades

Que está  bajo mi control. Que no  está bajo mi control.

Cuando te aceptas puedes dejar ir las cosas que no puedes controlar y de esta manera, puedes enfocar tu energía en aquello que si puedes controlar,en tu círculo de influencia.

Al aceptarte cómo eres, puedes ser auténtico, ser tú mismo,aceptar tus cualidades, tus sentimientos, tus pensamientos. Reconocer lo bueno que tienes, tus fortalezas te permite enfocarte en potenciarlas, en lugar de vivir enfocándote en las debilidades, lo que no te gusta de ti.

Es muy importante aclarar que aceptar no es resignarse, es saber que hay cosas que en ese momento no nos gustan pero existen. Saber lo que sentimos y lo que pensamos es un gran paso para después elegir actuar, que hábitos modificar, que creencias reprogramar, para lograr nuestra mejor versión, como aprovechar al máximo las fortalezas que tienes. Mientras que la Resignación nos hará sufrir, ya que seguimos esperando que la situación sea de otra forma y no como es en realidad.

Cómo aprender a aceptarte

·        Toma conciencia plena de tus pensamientos y sentimientos. Esto es observar a quien piensa dentro de ti, esa voz interior que se enfoca en lo mismo siempre. Tu forma de pensar te llevó a tu realidad, pero también te brinda la oportunidad de crear la realidad que quieres a partir de ahora.

·        Perdónate por lo que hayas hecho que te condujo a este punto. Ya no puedes cambiar el pasado, pero si la forma en que permites que te siga afectando, libérate de la culpa, la queja, el rencor.

·         Aprende a jugar con las cartas que tienes, con tus fortalezas, no esperando a ver cuándo te cambia la mano y llegan las cartas deseadas.

·         Se feliz durante el proceso, no sólo al final cuando llegue a la meta.

·        Ama lo esencial de ti, más allá de la forma.  

·        Utiliza estrategias y herramientas que te acerquen a tu mejor versión: Lecturas que te potencien, meditar, respiración consciente, vivir el presente, observar lo que te gusta, lo que si quieres, agradecer.

·        Evita compararte constantemente: con los demás, con sus expectativas con aquella persona imaginaria que se supone debes ser.

·        Empieza a tratarte con amabilidad, respeto,cariño, paciencia hacia tu proceso de desarrollo.

·        Permítete explorar la imaginación, dejar fluir la creatividad.

·        Deja ir los miedos y temores, atrévete a salir de tu zona de confort.

·        Lo que esté a tu alcance cambiar pues empieza a hacerlo,establece objetivos claros y positivos, siempre desde el amor a ti, sin reproches y no esperando a ser feliz cuando hayas cambiado tal o cual aspecto.

Aceptarte es el primer paso para tu crecimiento personal y vivir en bien-estar. Recuerda aceptación no es resignación.