26/8/19
 en 
Crecimiento

Ejemplos de creencias limitantes y como transformarlas

Desde que nacemos empezamos a aprender. Nuestros padres y familiares cercanos nos influyen con sus creencias y costumbres, más adelante en las instituciones educativas nos agobian de conocimientos que muchas veces a la larga no nos son tan útiles, nuestros padres nos pudieron haber dicho cosas que nos hicieron sentir mal situaciones que vivimos que nos afectaron negativamente y se quedaron en nuestro inconsciente y éste controla nuestras reacciones basado en los programas instalados.

Es de ésta manera que llegamos a adultos con un sistema de creencias que nos hacen ser el tipo de persona que somos, reaccionar como lo hacemos ante las diversas situaciones y hacer las cosas siempre  de la misma manera.

Cambiar  no es involucionar, todo lo contrario, es evolucionar dejando atrás todo lo que no es útil. Es olvidar conceptos obsoletos, eliminar creencias y miedos que no nos benefician, es volver a cargar nuevas ideas, valores o cualquier otro aspecto necesario para salir adelante, implica huir de lo obvio, lo seguro y lo previsible, para generar mejores resultados.

Cambiar creencias es hacer un esfuerzo consciente para decodificar y desconocer patrones establecidos abandonando zonas de comodidad intelectual.

Es desestimar y hasta eliminar de manera responsable, lo que ya no sirve y aprender algo de forma distinta a la que durante años hemos realizado.

Dejar de hacer lo mismo de la misma manera. Comúnmente tenemos la idea de que podemos hacer las cosas siempre de una forma específica y que no existen otras formas de hacer lo mismo.

Entonces es importante evaluar como es nuestra vida, si estamos viviendo como lo habíamos deseado. Si descubrimos que algún ámbito de nuestra vida no está funcionando como quisiéramos entonces es hora de revisar patrones, salir de la zona de confort y desaprender aquellos conceptos que nos impiden lograrlo.

Creencias como:

- No sé hacerlo, para mí eso es imposible.

-Yo soy así y no puedo cambiar.

- Nadie me puede ayudar.

- Así me enseñaron

-Todo lo que pienso no lo puedo cambiar.

- El dinero cuesta ganarlo

- Fácil viene, fácil se va

- Pobre pero honrado

Y así infinidad de creencias más...

Al desprendernos de creencias y juicios adquiridos a lo largo de nuestra vida nos abrimos a la posibilidad de apropiarnos de nuevos conocimientos que nos permitan tener la vida que deseamos, desplegando nuestro potencial inherente que yace dentro de nosotros esperando surgir sin condicionamientos, ni limitantes.

Miguel Ruiz plantea en el quinto acuerdo "No me creas, no te creas a ti mismo y no creas a nadie más, esto quiere decir sea escéptico cuestiónese.

A continuación algunas preguntas que es importante hacerse.

¿Qué hábitos tienes?

¿Quién eres?

¿Cuáles son tus creencias? ¿Te limitan o Te potencian)

¿Cuáles son  tus hábitos?  ¿Te limitan o te potencian?

¿Cómo te sientes realmente con respecto a ti mismo?

¿Cómo te sientes en las distintas áreas de tu vida?

¿Tienes fuerza de voluntad para generar cambios?

¿Cuáles son tus sueños ahora mismo? ¿Acostumbras dejarlos en sueños o los vuelves metas?

¿Cómo actúas frente a las adversidades?

Cuestiónese  sobre las ideas de otros (no a las personas)

¿Lo que me están diciendo es verdad o mentira?

¿Sirve lo que me dicen para mi propósito de vida?

Al cuestionar se generan opciones, debes tener claro un para qué, por lo general nos basamos en por qué hacemos las cosas y esto representa el pasado, mientras que el para qué es el valor que le doy, es una razón para el inconsciente. Debe estar relacionado con el sentido de vida.

Anímate a emprender tu viaje de cómo ser la persona que siempre quisiste ser y empieza a cuestionarte.