15/1/19
 en 
Libros

Crear o Morir

"Todo lo que ha sucedido tenía que ocurrir; todo lo que tiene que ocurrir no puede ser detenido”

Crear o Morir

El libro de Andrés Oppenheimer “Crear o Morir”nos brinda una panorámica de cómo la innovación y la pérdida de miedo a fracasar son sinónimo de éxito, señala el autor que las personas tienen la oportunidad de ser creativas, sin importar de qué país son, que la creatividad viene de debajo de la gente, presenta una perspectiva muy interesante en cuanto a la importancia de que existan posibilidades en las ciudades para ser fuentes de creatividad, que el entorno permita florecer el pensamiento creativo, que los nuevos emprendedores consigan de manera accesible la oportunidad de patentar nuevos descubrimientos o registrar una nueva empresa sin tanta burocracia y engorrosos trámites que como demuestra el autor a través datos estadísticos  estancan el crecimiento de una nación.

Crear no es más que generar nuevas ideas, es aplicar la imaginación para inventar.

Crear es un término  muy de moda, vemos esta palabra en la cotidianidad al hablar del desarrollo  en todo tipo de empresas, desde el aspecto educativo abarcando distintos ámbitos como el económico y político. Pero ¿qué es crear?  Crear no es más que  generar nuevas ideas, es aplicar la imaginación para inventar, resolver un problema, buscar nuevas conexiones. A nivel de crecimiento empresarial y profesional es un ingrediente indispensable ya en los actuales momentos no basta para una empresa tener una marca en el mercado, ser  reconocida, debe innovarse cada vez, ser creativa en sus estrategias lanzarse a re definirse sin miedo a fracasar.

¿Por qué no surge un Steve Jobs en México,Argentina, Colombia, o cualquier otro país de América Latina, o en España? ¿Qué es lo que hace que Jobs haya triunfado en Estados Unidos, al igual que BillGates, el fundador de Microsoft; Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, y tantos otros, y miles de talentos de otras partes del mundo no puedan hacerlo en sus países? Estas preguntas inspiran al autor a realizar este libro.

Se trata de preguntas fundamentales

que deberían estar en el centro del análisis político de los países de Latinoamérica, porque estamos viviendo en la economía global del conocimiento, en que las naciones que más crecen y que más reducen la pobreza son las que producen innovaciones tecnológicas.

Hoy en día, la prosperidad de los países depende cada vez menos de sus recursos naturales y cada vez más de sus sistemas educativos, sus científicos y sus innovadores.

Los países más exitosos no son los que tienen más petróleo, o más reservas de agua, o más cobre o soja, sino los que desarrollan las mejores mentes y exportan productos con mayor valor agregado. Un programa de computación exitoso, o un nuevo medicamento, o un diseño de ropa novedoso valen más que toneladas de materias primas.

La calidad de la educación es la clave de la economía del conocimiento una buena educación sin un entorno que fomente la innovación produce personas de sorprendente cultura general, pero poca riqueza personal o nacional, hacen falta otros elementos, además de una buena educación, para fomentar mentes creativas. Pero ¿cuáles son? La búsqueda de la respuesta a este interrogante llevó al autor a escribir este libro.