9/9/19
 en 
Crecimiento

Consejos para establecer conexión interior

Reconoce que eres la fuente, permítete sentir esa parte que yace dentro de ti, ese enorme potencial , esa energía que te conecta con el universo Tu realidad, lo que manifiestes en tu entrono depende de esa conexión , en lugar de vivir en carencia, angustia, temor, culpa rencor, ábrete a sintonizarte con la vida, agradecer, amar , aceptar a las personas sin juzgar, sin sufrir por lo que te dicen o hacen, ya que eso no te afecta a menos que lo tomes de manera personal, desde los programas establecidos en ti. Esa fuerza, esa energía de la que te hablo está allí dentro de ti esperando le permitas salir, la bloqueas con tus pensamientos, sentimientos y acciones negativas que te anclan a sufrir y quejarte, ¡Ábrete a esta conexión!. Lo primero que debes hacer es  entender que la espiritualidad tiene que ver con quiénes somos realmente, nuestra esencia. Tiene que ver con  dirigir nuestra atención a mirar hacia nuestro interior. Se le puede conocer como la consciencia espiritual, energía universal, fuente, conciencia cósmica, yo superior. El nombre que le des no es lo importante, sino lo que sientes.

¿Qué es la espiritualidad?

La espiritualidad es un concepto abstracto, una  palabra que sirve para designar un aspecto de la realidad que, sin embargo, no tienen una representación material, así como las palabras amor, mente, pasión.

La espiritualidad no es rezar todo el día, darse golpes de pecho, no se adquiere simplemente con pertenecer a una religión o dogma. Es ser más personal y privado más allá del rito y la oración públicos. Es ahondar en lo profundo de nuestra vida de nuestro ser.

La experiencia espiritual es estar conscientes de nuestro propio ser, conectarnos con nuestro yo superior. Es aquello invisible, transcendental que nos une a todos entender que somos lo mismo aunque no seamos iguales, va más allá de razas, condición social o credo. Es sentirnos unidos con la vida, con el entorno, con cada ser humano, es saber que somos uno con el todo. Conectarnos con la fuente es vibrar positivamente, agradecer, fluir y dejar a otros fluir también, sentirnos en paz libre de ataduras, conscientes del presente.

Al estar en sincronía entre lo que pensamos, lo que sentimos y como actuamos nos sintonizamos con nuestro ser interior.  Al conectar con la fuente nos acercamos al centro de donde todo parte. Esta conexión se logra al silenciar nuestra mente, al entrar en contacto con nuestro interior, el mejor recurso es la meditación, la atención plena, voltear la mirada desde enfocar sólo lo externo hacia adentro, el agradecimiento por todo lo que tienes.

Conectar con la fuente es armonía, ser selectivos en lo que pensamos y lo que sentimos, vibrando al unísono con la vida, permitiéndonos estar en paz, felices del proceso no sólo de los resultados. Es brillar, ser agradecidos, vivir la vida en el momento presente. Aceptar y entender que la energía universal abarca todo lo que existe, que somos un microcosmos, conectado con el macrocosmos. Por lo tanto debemos aprender a  comunicarnos no sólo de forma mecánica sino electromagnética desde el corazón, desde el amor, la entrega y la autenticidad.

Tenemos nuestra mente que podemos utilizar desde un estado consciente para acceder a este potencial ilimitado. Ya que contamos con ella, pues usémosla y empecemos a establecer esa conexión y entrar a la zona mágica donde todo es posible.